El asesino silencioso es el apodo dado por los profesionales de la medicina a la presión arterial alta (hipertensión). Esto se debe a que esta enfermedad, sí es una enfermedad, por lo general no presenta síntomas visibles, tomando a la víctima por sorpresa una vez que ya se han desarrollado complicaciones serias. La presión arterial alta es responsable, según la Organización Mundial de la Salud, por casi 7.5 millones de muertes anuales. Es un factor de riesgo importante para el desarrollo de enfermedades e insuficiencias cardíacas, isquemia, así como accidentes cerebrovasculares hemorrágicos e insuficiencia renal, sólo por mencionar algunos.

  • Primer Ataque al Corazón: Aproximadamente 7 de cada 10 personas que tienen su primer ataque al corazón tiene la presión arterial alta.
  • Primer Accidente Cerebrovascular: Aproximadamente 8 de cada 10 personas que tienen su primer accidente cerebrovascular tienen presión arterial alta.
  • Insuficiencia cardíaca crónica: Aproximadamente 7 de cada 10 personas con insuficiencia cardíaca crónica tienen presión arterial alta.

¿Qué es la presión arterial alta o hipertensión?

Para decirlo en pocas palabras, la presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos. La presión se origina de la cantidad de sangre bombeada por el corazón y la resistencia, la falta de elasticidad o estrechamiento, de los vasos sanguíneos. Cuanto mayor es el volumen de sangre y más estrechas las paredes de los vasos sanguíneos, mayor es la presión arterial.

La presión arterial se mide en dos números, un número superior y uno inferior, por ejemplo 120/80. El número más alto o presión “sistólica” mide la presión arterial cuando el corazón late o bombea la sangre a los órganos. El menor o presión “diastólica” mide la presión de la sangre cuando el corazón se relaja.

Niveles de presión arterial

Normal

  • Sistólica: menos de 120 mmHg
  • Diastólica: menos de 80 mmHg

En Riesgo (prehipertensión)

  • Sistólica: 120-139 mmHg
  • Diastólica: 80-89 mmHg

Alta

  • Sistólica: 140 mmHg o mayor
  • Diastólica: 90 mmHg o mayor

¿Cuáles son los factores de riesgo para la hipertensión?

  • Edad – El riesgo aumenta con la edad
  • Raza – El riesgo es mayor entre las personas de raza negra
  • Historia Familiar – Tiene factor genético
  • Peso – Con la obesidad aumenta el riesgo
  • Actividad Física – La vida sedentaria aumenta el riesgo
  • El uso del tabaco – Aumenta la presión arterial inmediatamente en el momento de uso. Además, es de común conocimiento que los productos químicos en el tabaco dañan el revestimiento de las paredes de los vasos sanguíneos.
  • Dieta – El exceso de sal o sodio y la falta de potasio aumentan el riesgo. El sodio hace que el cuerpo retenga líquidos, aumentando la presión arterial; el potasio equilibra el sodio en el cuerpo.
  • Alcohol – En exceso puede dañar el corazón.
  • Estrés – Las situaciones difíciles o estresantes pueden aumentar la presión sanguínea temporalmente y conducir a comportamientos poco saludables (comer en exceso, beber, falta de sueño, etc.).
  • Las condiciones crónicas – Algunas condiciones crónicas de salud, tales como la diabetes y la apnea del sueño, aumentan el riesgo de presión arterial alta.

¿Qué hacer para prevenir la hipertensión?

Aunque, bien es cierto que una persona no puede controlar todos sus factores de riesgo para la hipertensión arterial, los cambios en el estilo de vida, tales como mantener un peso saludable, hacer ejercicio o no fumar, pueden ayudar a prevenir o controlar la presión arterial alta y, en última instancia, evitar complicaciones.

Para obtener más información, descargue “La presión arterial y su salud“, de la Sociedad Americana para la Hipertensión.

Evaluación de riesgo para hipertensión:

Un cliente con diagnóstico de hipertensión o presión arterial alta sí puede ser aprobado. Sin embargo, debe pasar por nuestro departamento de evaluación de riesgo. Para lo cual, el productor debe enviar, junto con la solicitud, completado por el médico tratante el Cuestionario de Enfermedades Cardíacas y Circulatorias. Recuerde: para clientes mayores de 65 años, la Declaración del Médico Tratante también debe acompañar a la solicitud. Para descargar documentos y formularios visite LyncOne.

Dependiendo de la severidad de la enfermedad, complicaciones desarrolladas y el control que tenga el solicitante de su condición, la solicitud puede ser aprobada sin restricciones (estándar) o con exclusiones o limitaciones, que pueden ser temporales si la condición del cliente mejora. Sin embargo, la comorbilidad de la diabetes y la hipertensión (padecimiento de ambas enfermedades), independientemente de la gravedad, es un rechazo automático.

Para obtener más información sobre nuestros productos de seguro de salud, visite los sitios web de Premier Health y de WEA.

The post Hipertensión: Hechos y Evaluación de Riesgo appeared first on PA Group – We Are With You.

Source: Health – Spanish